¿El gran desconocido…?

HolySpirit-with-Trinity

Últimamente se ha dicho que el Espíritu Santo es el gran desconocido,porque parece que la Escritura nos habla de Jesucristo, que nos habla de Dios Padre; y entonces el Espíritu Santo queda eclipsado por ellos. ¿Pero en verdad esto es así? Veamos lo que dice el Nuevo Testamento de la acción del Espíritu Santo, a ver si es tan desconocido…

El Espíritu Santo concibe a Cristo (Mt 1, 18).

El Espíritu Santo conduce al hombre en medio de la tentación (Mt 4, 1)

El Espíritu habla a través de los creyentes cuando han de dar testimonio en medio del mundo (Mt 10, 20).

El Espíritu Santo expulsa a los demonios (Mt 12, 28).

El Espíritu Santo vuelve los corazones de los padres hacia los hijos. (Lc 1, 17).

El Espíritu Santo hace convertirse a los rebeldes. (Lc 1, 17).

El Espíritu Santo unge para anunciar a los pobres la Buena Nueva, para proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos. (Lc 4, 18-19).

El Espíritu Santo mueve a bendecir a Dios (Lc 10, 21)

El Espíritu Santo se concede a los que lo pidan (Lc 11, 13).

El Espíritu Santo hace nacer de nuevo (Jn 3, 5).

El Espíritu Santo es dado por Cristo sin medida (Jn 3, 34).

El Espíritu Santo da vida (Jn 6, 63).

El Espíritu Santo nos lo enseña todo (Jn 14, 26).

El Espíritu Santo nos recuerda lo que ha dicho Jesús (Jn 14, 26).

El Espíritu Santo da testimonio de Cristo (Jn 15, 26).

El Espíritu Santo guía hasta la verdad completa (Jn 16, 13).

El Espíritu Santo es entregado por Cristo en la cruz (Jn 19, 30).

El Espíritu Santo perdona los pecados (Jn 20, 22).

El Espíritu Santo da fuerza para ser testigos de Cristo en medio del mundo (Hch 1, 8).

El Espíritu Santo hace hablar en otras lenguas (Hch 2, 4).

El Espíritu Santo inspira profecías, visiones y sueños (Hch 2, 17).

El Espíritu Santo hace predicar la Palabra de Dios con valentía (Hch 4, 31).

El Espíritu Santo se da a los que obedecen a Dios (Hch 5, 32).

El Espíritu Santo habla y da instrucciones a los creyentes (Hch 8, 29).

El Espíritu Santo da consuelo (Hch 9, 31).

El Espíritu Santo envía (Hch 13, 9).

El Espíritu Santo da alegría (Hch 13, 52).

El Espíritu Santo pone a los pastores al frente del pueblo (Hch 20, 28).

El Espíritu Santo ilumina (Hch 21, 4).

El Espíritu Santo derrama el amor de Dios en los corazones (Rm 5, 5).

El Espíritu Santo da vida y paz (Rm 8, 6).

El Espíritu Santo habita en los creyentes (Rm 8, 9).

El Espíritu Santo da la resurrección (Rm 8, 11).

El Espíritu Santo guía (Rm 8, 14).

El Espíritu Santo viene en ayuda de nuestra debilidad (Rm 8, 26).

El Espíritu Santo ora en nosotros (Rm 8, 26).

El Espíritu Santo colma de gozo y paz, y hace rebosar de esperanza (Rm 15, 13).

El Espíritu Santo santifica (Rm 15, 16).

El Espíritu Santo hace realizar señales y prodigios (Rm 15, 19).

El Espíritu Santo lo sondea todo, hasta las profundidades, de Dios (1 Cor 2, 10).

El Espíritu Santo conoce lo íntimo de Dios (1 Cor 2, 11).

El Espíritu Santo posibilita decir: “Jesús es Señor”. (1 Cor 12, 3).

El Espíritu Santo da: palabra de sabiduría, palabra de conocimiento, fe, don de sanar enfermos, poder de hacer milagros, profecías, discernimiento de espíritus, diversidad de lenguas, don de interpretarlas (1 Cor 12, 8).

El Espíritu Santo hace que los cristianos formen un solo cuerpo (1 Cor 12, 13).

El Espíritu Santo da libertad (2 Cor 3, 17).

El Espíritu Santo da comunión (2 Cor 13, 13).

El Espíritu Santo clama en nosotros: “¡Abba, Padre!” (Gal 4, 6).

El Espíritu Santo da los frutos de amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad fidelidad, mansedumbre, dominio de sí mismo (Gal 5, 22).

El Espíritu Santo hace que tengamos acceso libre a Dios Padre (Ef 2, 18).

El Espíritu Santo fortalece (Ef 3, 16).

El Espíritu Santo renueva (Tit 3, 5).

El Espíritu Santo mueve a obedecer a Jesucristo (1 Pe 1, 2).

El Espíritu Santo habló por los profetas (2 Pe 1, 21).

El Espíritu Santo nos hace conocer que Dios permanece en nosotros (1 Jn 3, 24).

El Espíritu Santo nos hace conocer que nosotros permanecemos en Dios (1Jn 5, 6).

El Espíritu Santo es la Verdad (1Jn 5, 6).

El Espíritu Santo y la Iglesia dicen a Cristo: “¡Ven!”. (Ap 22, 17).

Poco comentario merecen estas citas… Como se puede ver, el Espíritu Santo no es tan desconocido, pues la Escritura nos dice mucho de cómo actúa… Iremos profundizando poco a poco en la persona y en la acción del Espíritu Santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.