Adoración al Santísimo

¿Tienes sed…?

“El que tenga sed, que venga a mi; el que cree en mi, que beba. De sus entrañas brotarán ríos de agua viva” (Jn 7, 37).

La adoración es la actitud reverente y amorosa hacia el Dios que nos ha creado, nos ha dado todo lo que somos y tenemos, y nos ha redimido. Él está verdaderamente presente en el misterio de la Eucaristía. En su presencia experimentamos la transformación que su amor obra en nosotros.

Todos los jueves exponemos al Santísimo para orar en su presencia, desde la mañana hasta la noche.

Tras la misa de la tarde, tenemos un rato de oración con cantos, textos de la Escritura y meditaciones; es un momento de privilegiado encuentro con el Señor, donde, por un instante, se unen el cielo y la tierra…