Parroquia San Leopoldo

HISTORIA DE LA PARROQUIA

* Primeros pasos:

Motivo de la creación de la parroquia:

Al morir el Patriarca D. Leopoldo Eijo y Garay el 3 de Agosto de 1963, se formó una Comisión Diocesana, presidida por el entonces vicario Capitular y Obispo Auxiliar, D. José María García Lahiguera. Se pensó levantar un gran monumento que perpetuara la memoria del Señor Patriarca; pero alguien sugirió la idea de que sería más práctico y beneficioso para gloria de Dios y bien de las almas, erigir una Parroquia que llevara su nombre. Así se acordó por mayoría absoluta y fue hecha realidad por D. Casimiro Morcillo, Obispo sucesor de D. Leopoldo.

El 14 de Mayo de 1965, se creó la Parroquia de San Leopoldo, que se situó en los locales del Centro de Hermandades ubicado en la calle San Luis Gonzaga, de forma provisional, en tanto se construía un nuevo templo. La Parroquia empezó a funcionar canónicamente el día 29 de Junio de 1965, siendo su primer Párroco D. José María Enríquez de Salamanca. La ubicación y los límites territoriales de la Parroquia se segregaron de la Parroquia de Santa Cristina, en su mayor parte, y de la Parroquia del Rosario en menos proporción.

La Parroquia fue inaugurada en los locales provisionales de la c/ de San Luis el día 29 de Junio de 1965, por el Obispo de Madrid – Alcalá D. Casimiro Morcillo, y el nuevo templo lo fué el 21 de Diciembre de 1974, por el Obispo de Madrid – Alcalá D. Vicente Enrique y Tarancón después de 21 meses de obras.

 * Primeras piedras:

Frontal ParroquiaEl comienzo de la construcción fue el 14 de Marzo de 1973. Según el proyecto de D. José María Enríquez de Salamanca, y dirigido por el Arquitecto de Madrid D. Luis Cubillo, el Complejo Parroquial constaría de una Iglesia de 400 metros cuadrados, capilla lateral de 100 metros cuadrados despachos parroquiales, salón de actos y viviendas para los sacerdotes.

La Parroquia se planificó de la siguiente manera:

En la nave principal, donde radica el altar mayor, se situó el Cristo crucificado que preside la Iglesia. Es de madera y está realizado según los bocetos de D. Eduardo Gutiérrez siendo su autor D. José Vicens. Su coste fue de 100.000 ptas., y fue costeado por un feligrés de la Parroquia.

En los laterales están la imagen de la Virgen, y la de San Leopoldo, donada esta por el Embajador de Austria, que también gestionó la donación de una reliquia de San Leopoldo, traída de la Parroquia de Viena, donde se da culto a San Leopoldo, por haber sido un rey santo de Austria.

El solar de la Parroquia fue donado gratuitamente por la Fundación “Mariano Lanuza”, cuyo secretario , D. Ángel Díaz-Benito, que concedió dicha donación, está enterrado en la cripta que existe en la Parroquia. La construcción estuvo financiada por el Arzobispado de Madrid-Alcalá, por varios organismos, feligreses, amigos del Señor Patriarca y devotos de San Leopoldo.

La cantidad financiada por el Arzobispado de Madrid-Alcalá, que fue concedida en régimen de préstamo, fue reintegrada por la Parroquia, al cabo de algunos años, mediante el esfuerzo y la colaboración generosa de los mismos feligreses. Para ello se recurrió a variados recursos.