Pregunta 4: Las indulgencias.

Pregunta 4: ¿Puedo obtener la Indulgencia Plenaria para varias personas a la vez, teniendo en cuenta que todos conocemos muchas personas que han muerto y a las que queremos ayudar para que lleguen al cielo?
¿La Indulgencia Plenaria vale de una vez para siempre, es decir, es definitiva si se pide para una persona que aun vive, haga lo que haga durante el resto de años que viva?
¿Puedo pedir la Indulgencia Plenaria para mi misma?
¿De que formas se puede pedir?

Resumen: La Indulgencia Plenaria es la remisión de la pena temporal del purgatorio que se alcanza para uno mismo o para un difunto, pero no para una persona que aún esté viva. Se puede ganar una indulgencia por día. Para ganarla es necesario confesar, comulgar y rezar por las intenciones del Papa, haciendo alguna de las acciones piadosas que la Iglesia enriquece con Indulgencia, con un espíritu sincero de fe y conversión.


Las respuestas a estas preguntas se pueden encontrar en el Manual de Indulgencias de la Iglesia Católica, que puedes encontrar en esta dirección: http://www.clerus.org/bibliaclerusonline/es/rf.htm . Resumo lo que allí se dice.

“La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados ya borrados en cuanto a la culpa, que el fiel cristiano, debidamente dispuesto y cumpliendo unas ciertas y de terminadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos”[1].

La Iglesia ha recibido el poder de administrar la redención obrada de una vez para siempre por Cristo, y por eso tiene autoridad para establecer cómo se puede redimir la pena. Cuando el arrepentimiento por los pecados no es perfecto ni total, aunque se perdonan por la confesión, queda una cierta imperfección en el hombre que ha de ser purificada para poder gozar de la presencia de Dios. Cuando se muere con esa imperfección, es necesario pasar por el estado purgatorio para purificarse de esas imperfecciones antes de entrar a la presencia de Dios; a eso se le llama la “pena temporal”. Esa pena se puede redimir en vida a través de la Indulgencia Plenaria. Esa Indulgencia no se obtiene de una manera mágica, sino que para ello es necesario que “el fiel cristiano esté debidamente dispuesto y cumpla unas ciertas y determinadas condiciones”.

“La indulgencia es parcial o plenaria, según libre en parte o en todo de la pena temporal debida por los pecados”[2]. Por lo tanto, la Indulgencia Plenaria libra totalmente de la pena temporal. Comienzo a responder a las preguntas, cambiando el orden por establecerlas lógicamente.

¿Puedo pedir la Indulgencia Plenaria para mi misma? Por supuesto, ese es el sentido primordial de las Indulgencias, alcanzarlas para uno mismo.

¿La Indulgencia Plenaria vale de una vez para siempre, es decir, es definitiva si se pide para una persona que aun vive, haga lo que haga durante el resto de años que viva? “Nadie que gane indulgencias puede aplicarlas a otras personas que aún viven”[3]. Puesto que Dios, mientras vivimos, cuenta con nuestra libertad para que nos salvemos, no podemos salvar a nadie en contra de su voluntad, por lo que no podemos aplicar indulgencias a alguien que esté vivo. Pero a los que han muerto y se han salvado pero están en el purgatorio, les podemos ayudar a redimirse de la pena temporal y entrar en el estado de salvación definitivo: “Las indulgencias, tanto parciales como plenarias, pueden aplicarse siempre a los difuntos como sufragio”[4].

¿Puedo obtener la Indulgencia Plenaria para varias personas a la vez, teniendo en cuenta que todos conocemos muchas personas que han muerto y a las que queremos ayudar para que lleguen al cielo? “La indulgencia plenaria sólo puede ganarse una vez al día” [5]. Se puede obtener una Indulgencia por día, y si se quiere, se puede aplicar cada vez para un difunto diferente. Una vez que se ha aplicado una Indulgencia Plenaria por un difunto, por la fe creemos que es liberado de la pena temporal en atención al sacrificio de Cristo en la Cruz, cuyos frutos son administrados por la Iglesia.

¿De que formas se puede pedir?

“Para ser capaz de lucrar indulgencias, es necesario estar bautizado, no excomulgado, en estado de gracia por lo menos al final de las obras prescritas.
Para que el sujeto capaz las lucre, debe tener intención por lo menos general de ganarlas y cumplir las obras prescritas dentro del tiempo establecido y en la forma debida, a tenor de la concesión”[6].

“Para ganar una indulgencia plenaria, además de la exclusión de todo afecto a cualquier pecado, incluso venial, se requiere la ejecución de la obra enriquecida con indulgencia y el cumplimiento de tres condiciones, que son: la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice”.

Con una sola confesión sacramental, pueden ganarse varias indulgencias plenarias; en cambio, con una sola comunión eucarística y una oración por las intenciones del Sumo Pontífice sólo se gana una indulgencia plenaria.

Las tres condiciones pueden cumplirse unos días antes o después de la ejecución de la obra prescrita: pero conviene que la comunión y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice se realicen el mismo día en que se cumple la obra.

La condición de orar por las intenciones del Sumo Pontífice se cumple si se reza según su intención un solo Padrenuestro y Avemaria; pero se concede a cada fiel la facultad de rezar cualquier otra fórmula, según su piedad y devoción[7].

Para saber qué obras están enriquecidas con indulgencia, consulta el manual: http://www.clerus.org/bibliaclerusonline/es/rf.htm .

Aún así, aquí señalo algunas bastante accesibles:

1. Adorar el Santísimo por un espacio mínimo de media hora.
2. Leer en espíritu de oración la Sagrada Escritura por un espacio mínimo de media hora.
3. Rezar con piedad y devoción el Santo Rosario en una Iglesia u oratorio, o en familia.
4. Rezar el himno “Akathistós” en una Iglesia u oratorio, o en familia.
5. Asistir piadosamente a una Primera Comunión.

 (Si este artículo te suscita otras dudas, puedes escribir un email a dudasdefe@gmail.com).


[1] Manual de Indulgencias, Norma 1.

[2] Ib. 2.

[3] Ib. 3.

[4] Ib. 4.

[5] Ib. 21. § 1.

[6] Ib. 22.

[7] Ib. 23.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.