Pregunta 16: ¿Qué hay de Satanás?

Pregunta 15: Satanás. Tengo muchas dudas respecto a este personaje, ¿como se manifiesta?, ¿a quienes elige para que le sirvan y porque?, ¿que les ofrece que ni con el paso del tiempo son capaces de ver lo que el Señor ha escrito antes en su corazón?, ¿puede llegar su influencia a desaparecer del todo de una persona?, ¿puede desaparecer del mundo?, ¿puede poseer a una persona algunos ratos y no otros?, ¿el Espíritu Santo no nos preserva de su influencia para que seamos totalmente libres?, ¿son varios, o es solo  uno con muchas caras?… pero sobre todo, puesto que le atribuyo bastante inteligencia además de su ya conocida astucia, no entiendo porque no llega a la siguiente conclusión: si se destruyera todo el bien del mundo y solo existiera el mal, se autodestruiría en muy poco tiempo, entonces, ¿porque tiene tantas ganas de reinar en un mundo que no existiría, condenado a su total destrucción?

Resumen: Léete el artículo, no seas perezoso. Hay cosas que no se pueden resumir. Pero básicamente, el demonio existe, es real y actúa, pero Dios le ha vencido y no tenemos nada que temer; sin embargo, hay que tomárselo en serio, porque su actuación puede alejarnos de Dios y condenarnos a la infelicidad.


Nuestro ávido preguntador hace alusión a un tema que ciertamente despierta la curiosidad de nuestra generación, pero muchas veces desde una mirada espectacularista, mítica o escéptica, y es sin embargo un tema suficientemente profundo para tomárselo en serio. No es este el sitio donde elaborar un tratado de demonología, si bien al final del artículo ofreceré alguna referencia sobre dónde encontrarlo. Trataré de resumir la doctrina de la Iglesia al respecto y desde ahí responder a las preguntas formuladas.

1. La Revelación nos transmite el conocimiento de que “antes” de la creación material, hubo una creación de seres inmateriales que llamamos ángeles. Éstos ángeles fueron creados para vivir en comunión con Dios y para vivir en su alabanza; y además, Dios tenía preparado un designio secreto para ellos: servir al hombre y ayudarle a alcanzar su destino. Como seres personales, tienen racionalidad y libertad, si bien su racionalidad es mucho más perfecta que la nuestra al ser seres espirituales. De entre estos ángeles hubo algunos que concibieron envidia del hombre (Sab 2, 24) y en lugar se servirle, le tentaron para hacerle caer; éstos ángeles, al usar su libertad para desobedecer a Dios, se corrompieron a sí mismos y se “convirtieron” en demonios.

2. Por tanto, los demonios no son mitos ni metáforas ni personificaciones del mal. No es cierto que el Señor hablase de los demonios adaptándose a la mentalidad de su época, puesto que en muchísimas cosas Jesús se salta la mentalidad de su época e introduce conocimientos nuevos. No es cierto que las manifestaciones diabólicas del Evangelio sean simbólicas ni casos de enfermedades que en la época se asociaban con el demonio, puesto que las acciones exorcísticas de Jesús en esos casos con claras, y Jesús no “finge” echar demonios, puesto que entonces nos estaría engañando y haciendo creer cosas que no son ciertas. Además, la existencia del demonio y su actuación están patentes en la vida de la Iglesia, que tiene un ministerio propio para erradicar la actuación del mal, que cuenta con muchísima experiencia, y no sólo en el cristianismo.

3. Los demonios son seres espirituales, en cierto sentido superiores a nosotros, pues no están atados al tiempo y al espacio ni a sus leyes como lo estamos nosotros, y además son más inteligentes que nosotros. Existen verdaderamente y actúan en el mundo. Dios, que es bueno y no retira el ser a las criaturas, les mantiene en la existencia por amor, puesto que no se arrepiente de nada de lo que ha creado (Sab 11, 24). Al estar en esta creación, pueden influir en el mundo, y Dios permite su acción porque no puede frustrar su plan de amor, e incluso contribuye a manifestar de un modo más pleno su amor y su gloria.

4. Parece haber un demonio superior, al que la Escritura llama Satanás, que significaría “el acusador”, pero no es el único. No sabemos el número de demonios que existen, si bien la Escritura menciona a algunos como Azazel, Asmodeo o  Legión. Del mundo demoníaco en sí muchos demonólogos tratan de enseñar, pero en el mundo del enemigo es difícil adquirir certezas, puesto que es el padre de la mentira (Jn 8, 44).

5. El enemigo tiene tres modos de influir en la realidad.

a. Tentación. La Sagrada Escritura nos cuenta que la tentación en el hombre puede provenir del demonio, que le sugiere y le influye para hacerle desobedecer la voluntad de Dios, como vemos en el relato de Adán y Eva (Gn 3, 1), y aún más claro en las tentaciones de Jesús en el desierto (Mt 4, 1). Sin embargo, la Tradición cristiana nos enseña que la tentación no proviene sólo del demonio. También puede provenir de uno mismo, o de otros seres humanos. Efectivamente, Satanás no fue tentado por nadie, sino por sí mismo; del mismo modo nosotros podemos ser tentados por él, por nosotros mismos y por los demás. La tentación se vence con la ayuda de la gracia; y si se lleva a cabo y deviene en pecado, se erradica a través del Sacramento de la Confesión.

b. Posesión. Uno o varios demonios pueden enraizarse en el cuerpo de una persona, “poseyéndola”. Sobre este tema las películas han hecho más daño que bien. En principio, para que un demonio entre, es necesario “abrirle la puerta” mediante el satanismo o algún tipo de magia o invocación de fuerzas[1]. Si una persona queda poseída, no va por la calle dando gritos y mordiendo a la gente; puede vivir una vida normal, y no es en nada diferente a las demás, pero puede comenzar a experimentar fenómenos extraños o una serie de sensaciones que le hacen sospechar que algo pasa. El único modo de conocer si una persona está poseída es realizando un exorcismo, en el cual sí que pueden darse signos de la presencia del mal en la persona. La posesión se erradica, pues, con una o varias sesiones de exorcismos.

c. Influjo. El enemigo puede influir en cosas, personas, animales o lugares, manifestando de algún modo su presencia a través de presencias, ruidos, olores, movimientos, etc. Su objetivo es inquietar, infundir temor y alejar de Dios, pero habitualmente consigue lo contrario.

i. Infestación. El enemigo puede poseer o habitar un lugar, o un animal. A través de una bendición, o en casos más graves de un exorcismo puede ahuyentarse su presencia.

ii. Opresión. El enemigo influye en la persona, o a su alrededor, haciendo cosas “extraordinarias”.

iii. Obsesión. El enemigo puede influir en los pensamientos introduciendo pensamientos negativos para causar mal a la persona o hacerla pecar.

El influjo se puede erradicar también con el exorcismo, pero una oración de liberación puede liberar perfectamente a una persona de un influjo; en la oración de liberación, que puede hacer un sacerdote o incluso un laico, el ministro jamás puede dirigirse al demonio (cosa que está reservada al exorcismo), sino que debe dirigirse a Dios para que en el nombre de Jesús libere a la persona afectada.

La más peligrosa de las tres maneras de actuar no es la posesión, como puede parecer de primeras, sino que es la tentación, porque ella nos puede llevar a pecar, a desobedecer a Dios y si no nos convertimos, a la infelicidad y la condenación. La posesión no conduce al infierno, ni siquiera al pecado, al igual que la opresión. A mi me gusta decir que son fuegos artificiales, cosas que el enemigo en su rabia hace para quitarle el protagonismo a Dios y para meternos miedo, de modo que nos alejemos de Dios. Pero la mayor parte de las veces su actuación lo que produce es precisamente que nos acerquemos a Dios.

6. El demonio no es igual a Dios, es una criatura suya. Los cristianos no creemos en dos fuerzas iguales enfrentadas. Jesucristo derrotó absolutamente al demonio, y nos da el poder de vencerle a nosotros, si creemos en él. El demonio tiene el poder que nosotros le damos, y la victoria está en nuestras manos. La manifestación de su poder sólo sirve para que nos acerquemos más a Dios y para que comprobemos su poder absoluto sobre el mal, que no puede resistir el Nombre de Jesús y tiene que someterse, estremecerse y huir.

7. Pero entonces, si el Enemigo sabe que su actuación contribuye al plan de salvación de Dios y a manifestar su poder, ¿por qué actúa? ¿por qué no permanece oculto? Tenemos que recordar que es un ser que se ha corrompido en su esencia, y por lo tanto, está a mereced de sus pasiones, y su inteligencia está nublada por su odio. Por lo tanto, no puede evitar entrar cuando ve una puerta abierta y hacer daño, aunque sepa que a la larga le va a hacer sufrir y va a contribuir al bien del hombre; es como un niño caprichoso o un hombre dejado a sus pasiones, que simplemente se deja arrastrar sin importarle las consecuencias de sus actos.

Desde aquí podemos responder a las preguntas que se han formulado.

– Se manifiesta, como hemos dicho, a través de la tentación, la posesión o el influjo.

– Él no elige gente que le sirva, sino que hay personas que se ponen a su servicio para conseguir algún tipo de beneficio que él les pueda conseguir, puesto que es el príncipe de este mundo (Jn 12, 31; Jn 14, 30; Jn 16, 11). Son las personas que se introducen en el satanismo o venden su alma al diablo; pueden conseguir algún beneficio durante un tiempo, pero al final el enemigo les arrebatará todo lo que pueda, puesto que no hay compasión en su corazón.

– Sí que hay personas que reconocen el daño que les ha hecho recurrir a Satanás y se arrepienten, más de las que creemos. Esas personas acaban en un exorcista y muchas veces convertidas. Hay muchísimos casos, pero no son públicos. Al final la experiencia del mal te lleva a Dios, y la del odio a la del amor. El demonio no puede borrar el deseo de Dios del corazón de nadie.

– Respecto a si su influencia puede llegar a desaparecer, para ser exactos hemos de decir que sólo con el paso a la vida verdadera del cielo desaparecerá la influencia del demonio sobre nosotros, cuando será encadenado y arrojado al abismo (Ap 20 y 21). Un persona poseída puede liberarse de esa posesión por un exorcismo, pero debe llevar después una vida de fe, para evitar que el enemigo vuelva a entrar (Mt 12, 43).

– No puede desaparecer del mundo, puesto que el Señor no odia nada de lo que ha creado: “Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho; si hubieras odiado alguna cosa, no la habrías creado. Y ¿cómo subsistirían las cosas, si tú no lo hubieses querido? ¿Cómo conservarían su existencia, si tú no las hubieses llamado?” (Sab 11, 24 – 25).

– No es que pueda poseer a una persona a ratos, sino que si está dentro, lo está, aunque no siempre se manifieste; y una vez que ha salido, en principio si la persona lleva una vida de gracia, no puede volver a entrar.

– Dios no nos preserva de su acción porque sabe que contribuye a nuestra salvación. La acción del demonio no nos quita libertad, son nuestros actos los que nos quitan libertad. La tentación además, como hemos visto, puede provenir de nosotros mismo o de los demás.

– Son varios, aunque no sabemos cuántos.

– Él no quiere reinar, “sabe que le queda poco tiempo” (Ap 12, 12). Él sabe que está condenado, no busca reinar, no es feliz, ha elegido la tiniebla, el odio y la tristeza. Él no piensa que el mundo se autodestruiría, porque sabe perfectamente que Dios ya le ha vencido y que su victoria se manifestará plenamente tarde o temprano; simplemente, no puede resistirse en su odio y desesperación, y por eso hace el mal, aunque sepa que al final su actuación contribuirá a la salvación del hombre y a la gloria de Dios.

Hablo del demonio porque me han preguntado, pero no pretendo hacerle publicidad. Dios es quien merecer ser anunciado, alabado y adorado, y sólo Dios es el centro. Si hablo del enemigo, es para que conozcamos su existencia y su modo de actuación; para que seamos conscientes de que tenemos un enemigo y conozcamos las estrategias para vencerle.

En  este link encontraréis un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la demonología: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19750626_fede-cristiana-demonologia_sp.html .

En el libro Jesús está vivo de el Padre Emiliano Tardif se habla sobre el carisma de sanación y el de liberación: http://www.reinadelcielo.org/estructura.asp?intSec=5&intId=58 .

En este link encontraréis una artículo al final del cual están los números de introducción al ritual de exorcismos, que explican la naturaleza de este fenómeno: http://www.corazones.org/diccionario/exorcismo.htm .

Aquí encontraréis otro documento de la Congregación para la Doctrina de la fe sobre las oraciones de liberación: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19850924_exorcism_sp.html .

Y aquí encontraréis una carta escrita por los obispos norteamericanos sobre el fenómeno del Reiki: http://info-ries.blogspot.com.es/2009/05/documento-de-los-obispos-de-eeuu-sobre.html?m=1 .

(Si este artículo te ha suscitado más preguntas, puedes escribir un mail a dudasdefe@gmail.com).


[1] El recurso a la magia, hechicería, brujería, conjuros, curandería, maleficios, quiromancia, horóscopos, médiums, güija, adivinación, esoterismo, energías, reiki, piedras energéticas, y otras muchas invocaciones de fuerzas que no son Dios constituyen una puerta abierta al enemigo, y está causando cada vez más problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.