Pregunta 22: ¿Por qué Dios no se nos muestra, una vez le hemos elegido con libertad?

Para responder a esta pregunta, es necesario comprender bien qué es la libertad y para qué nos la ha concedido Dios. Dios nos ha creado libres para poder ser felices. Si un hombre no fuese libre, si no pudiese elegir, si estuviera forzado a hacer tal cosa o no hacer tal otra, no podría ser feliz. Sería como una planta, o a lo mucho como un animal, cuya libertad no le permite una plenitud, una felicidad. Dios nos ama y quiere que seamos felices, y por ello nos ha creado libres. La libertad es un signo del amor de Dios por nosotros, que quiere que le elijamos libremente y que obremos el bien.

En la pregunta formulada, subyace la idea de que Dios nos ha dejado libres para ver si le elegimos o no; es decir, es como si Dios no se nos mostrase, nos permaneciese oculto, para respetar nuestra libertad y comprobar así si le elegimos o no; y se pregunta que, una vez que se le ha elegido, por qué Dios no se nos muestra ya claramente. Por un lado, es cierto que Dios no se muestra obligatoriamente, dándonos signos absolutamente innegables de su existencia, ya que si no estaría forzando nuestra libertad a creer en el, por lo que ya no seríamos libres, ni podríamos ser felices. Dios se nos muestra veladamente en nuestra vida, para estimular nuestra libertad e invitarnos a creer en él, pero no nos fuerza. Elegir a Dios en esta pregunta entiendo que significa “elegir creer en él”, y “obrar como él me pide”.

La cuestión es, ¿cuándo uno elige a Dios? ¿Cuándo uno puede decir que ya cree en Dios definitivamente y que opta por él definitivamente? Uno puede tener una experiencia de Dios, y creer en él, pero después en libertad puede optar por dejar de creer y de obrar bien. La libertad del hombre termina cuando el hombre muere. Todo el tiempo de vida que el hombre tiene es el tiempo que Dios le da para elegir si hacer el bien o no, si creer en él o no. Hasta el momento de la muerte, la libertad del hombre permanece intacta. Así Dios nos permite profundizar en la fe y afianzar nuestra opción por él, para hacerla definitiva; y también permite a los malos y a los que no creen en él la opción de arrepentirse. Si Dios se nos mostrase en el momento mismo de esta vida en que le eligiéramos, eliminaría nuestra libertad, que ha de permanecer hasta que nuestra opción por él se haga definitiva; es decir, hasta que muramos. La fe no se posee plenamente en ningún momento de la vida; siempre es susceptible de cambios, aumentos, disminuciones, pérdidas o ganancias. Toda la vida es el tiempo que tenemos para elegir libremente a Dios. Hasta que no morimos no pasamos de la fe a la plena visión. Por eso Dios no se nos muestra claramente hasta que le veamos cuando llegue el momento definitivo de la muerte. Vivimos desde esperanza hasta que lleguemos a la plenitud de la visión.

“Parcial es nuestro conocimiento  y parcial nuestra profecía. Cuando venga lo perfecto, desaparecerá lo parcial. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño. Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido” (1 Cor 13, 9 – 12).

Un comentario en “Pregunta 22: ¿Por qué Dios no se nos muestra, una vez le hemos elegido con libertad?

  1. Dios se manifiesta a través de lo más sencillo. Incluso nos habla por medio de otras personas que puede que no nos conozcan de nada. En nuestras manos está darnos cuenta de que es El. Gracias padre por tan buen artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.