Pregunta 5: ¿Por qué el purgatorio?

Pregunta 5: ¿Por qué unas personas no se terminan de ir al lado del Señor y otras sí, si ambas han sido buenas personas?

 Resumen: Cuando una persona no se arrepiente del todo de sus pecados, debe purificarse de sus imperfecciones o bien en vida con las indulgencias,o bien tras la muerte en el purgatorio. Las personas buenas pueden salvarse, pero a veces necesitan esa purificación. El purgatorio es ya un estado de salvación. 


Si una persona es buena (es decir, cumple la voluntad de Dios siguiendo la Ley Natural que Dios ha inscrito en su conciencia), se hace digna de la salvación. Pero una persona puede arrepentirse de modo perfecto o imperfecto. El arrepentimiento perfecto se llama contrición, y el imperfecto atrición[1]. Cuando uno se arrepiente perfectamente, se perdonan no sólo los pecados sino también se redime la pena temporal del purgatorio; de modo que si una persona muriese con una contrición perfecta de todos sus pecados, iría derecha al cielo. El arrepentimiento imperfecto o atrición, ciertamente perdona los pecados, pero al ser imperfecto, conlleva una pena temporal de purificación (purgatorio) para poder entrar al estado definitivo de salvación[2]. Podríamos decir que ese tiempo de purificación o purgatorio sirve para que la atrición se convierta en contrición, es decir, para que el arrepentimiento de los pecados cometidos en la vida sea perfecto y total.

Por eso puede haber personas buenas, incluso buenísimas, pero que no vayan directamente a la presencia de Dios; no porque hayan sido malas, sino porque su arrepentimiento no ha sido total. Sin embargo, no debemos caer en el error de pensar que el purgatorio es como una especie de “infierno pero menos”. Aquellos que están en el estado purgatorio, están ya salvados, y eso supone para ellos una fuente inmensa de consuelo, a pesar de sufrir por no poder estar aún en la presencia de Dios. De hecho, la tradición de la Iglesia afirma que ellos pueden también interceder por nosotros. Para poder redimir nuestra pena por el pecado y también la de los difuntos, podemos alcanzar una Indulgencia Plenaria. No podemos saber si un difunto está en la presencia de Dios, pero en cualquier caso, podemos y debemos rezar por ellos.


[1] Catecismo de la Iglesia Católica, 1452 – 1453: “Cuando brota del amor de Dios amado sobre todas las cosas, la contrición se llama  “contrición perfecta”(contrición de caridad). Semejante contrición perdona las faltas  veniales; obtiene también el perdón de los pecados mortales si comprende la firme  resolución de recurrir tan pronto sea posible a la confesión. La contrición llamada “imperfecta” (o “atrición”) es también un don de Dios, un  impulso del Espíritu Santo. Nace de la consideración de la fealdad del pecado o del temor  de la condenación eterna y de las demás penas con que es amenazado el pecador. Tal  conmoción de la conciencia puede ser el comienzo de una evolución interior que culmina, bajo la acción de la gracia, en la absolución sacramental. Sin embargo, por sí misma la  contrición imperfecta no alcanza el perdón de los pecados graves, pero dispone a  obtenerlo en el sacramento de la Penitencia”.

[2] Catecismo de la Iglesia Católica, 1472: “Para entender esta doctrina y esta práctica de la Iglesia es preciso recordar que el  pecado tiene una doble consecuencia. El pecado grave nos priva de la comunión con Dios  y por ello nos hace incapaces de la vida eterna, cuya privación se llama la “pena eterna”  del pecado. Por otra parte, todo pecado, incluso venial, entraña apego desordenado a las  criaturas que tienen necesidad de purificación, sea aquí abajo, sea después de la muerte, en  el estado que se llama Purgatorio. Esta purificación libera de lo que se llama la “pena  temporal” del pecado. Estas dos penas no deben ser concebidas como una especie de  venganza, infligida por Dios desde el exterior, sino como algo que brota de la naturaleza  misma del pecado. Una conversión que procede de una ferviente caridad puede llegar a la  total purificación del pecador, de modo que no subsistiría ninguna pena”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.